Entrevista a Luli Invierte

Cuando empezás a planificar el casamiento, ¿qué recomendás para encarar el tema?

Lo primero que la pareja se tiene que preguntar es qué tipo de casamiento quiere tener. Una vez que sabe qué tipo de casamiento desea, se puede preguntar: ¿Qué casamiento podemos pagar?

Sea grande o sea chico, implica mucho dinero por lo que a estas preguntas le sigue otra: ¿Cómo vamos a financiar nuestro casamiento? Muchas veces entran en juego las familias que quieren ayudar. Se necesita dialogar con ellos para ver qué paga cada uno.

Imaginemos que ahora son solo los novios los que se pagan todo. ¿Qué tendrían que hacer?

Cada pareja es un caso particular. Alguno tendrá que poner su casa de cero, y tendrá que pensar en un muebles y otros solo piensan en la luna de miel.

De lo que seguro no se van a poder escapar es de: Planificar los pagos, negociar con proveedores y ahorrar.

¿Qué les podés decir por tu experiencia, como experta en finanzas y como novia que ya pasó por eso?

Hay que pensar que en el casamiento hay una especie de repago de la inversión. Y ver qué vamos a hacer con eso. ¿Pedir los regalos en plata, muebles, luna de miel?

La clave de todo es entender que aunque hagas un casamiento mínimo, se va a gastar y para eso es inevitable trabajar sobre los números.

Casi siempre pasa que todo termina saliendo más caro que lo que proyectas. Calcular un 40% por sobre todo lo que estás pensando. Cosas que no están contemplando financieramente. Cuando “estás en el baile” gastás en cualquier cosa. 

¿¿¿Tanto más???

Sí, a menos que profesional de planificación de casamientos, a mi se me pasaron varios gastos que no tenía en el presupuesto. Una no se casa todos los días. 

Hay muchas categorías que desconocés, o costos ocultos. Cuando hacés los grandes números, calculás, el cubierto, el salón, dj, y un par de cositas más. Pero la realidad es que la lista es eterna, entre lo que te vas a poner, el auto que te lleva a la fiesta, etc.

El temas de planificación, también hay que considerar los invitados que realmente van a venir a la fiesta:

En promedio 20% de la gente que invitas te dice que no va. (con su debida anticipación). Y un 10% ese mismo día no va. (por mil razones diferentes, enfermedad, accidente)

Tener bajo la manga un par de invitados, que podamos invitar a último momento que no se ofendan.

¡Buenísimo todo! Dejame tus mejores tips porfa.

La planificación es la clave. Sepan cuánto quieren gastar, y sean fieles a su presupuesto, si se encuentran con un gasto que no tenían planificado, van a tener que recortar otros. En la planificación también tenemos que elegir. 

Es una tarea muy grande, pero les aseguro que vale la pena. Ese día, entregate a disfrutarlo, ya lo hecho hecho está. Olvidate de los detalles y enfocate a vivir el evento de tu vida, bailando y celebrando el amor! ¡La fiesta se pasa volando!

¡Muchas gracias Luli!

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *